Popular Post

sábado, 11 de abril de 2020




En estos tiempos de aislamiento, recurrimos a diferentes formas de entretenernos; (Al menos quienes pueden hacerlo) dentro de esas ofertas de entretenimiento existe la de informarnos de lo que sucede en el mundo de los videojuegos, y quizá más de una vez con la llegada de la siguiente generación por alguna noticia entre una compañía o otra has llegado a decir: “Ahí están los medios mintiendo otra vez”.


Suena extraño, ya que saben mi postura con los medios sobre videojuegos, pero ese lujo que tenemos de criticarlos era algo que antes era difícil de creer. Sobre todo, porque en los inicios de la industria la prensa no tomaba con la misma importancia a la industria como hoy en día; generando más que a la del cine o la música.

Tras lo que fue Atari cualquiera podría creer como cualquier otra industria exitosa, que era algo del momento de lo cual no habría que prestarle atención. Es por ello que esos personajes que apostaron por darle voz o ser ese intermediario entre la comunidad de jugadores y las grandes empresas fueron tan pioneros como los empresarios que pusieron la primera piedra a sus industrias de las cuales serían referentes.



En México tenemos el caso de Gustavo “El Gus” Rodríguez, un hombre que aprovecho una oportunidad para darnos acceso a un derecho que valoramos cada vez menos, información sobre el mundo de los videojuegos. Fue a través de diversos formatos que fue aportando y abriendo el camino para otros en los diferentes medios de aquellos años: Radio, TV, y Revistas acercando a los jugadores a contenido que sólo unos pocos podían tener.

Uno de sus medios que más impacto fue la revista Club Nintendo. Antes de seguir me gustaría contextualizar un poco la relevancia de esta publicación, en los finales de los 80 y principios de los 90, el concepto que la compañía japonesa tenía sobre su club era la de una suscripción a que sólo tenías acceso al adquirir los productos oficiales y la información que aportaban como trucos o guías era por medio de llamadas.

Nintendo quería abrir su terreno en América Latina y contrataron a “El Gus” para promocionar la marca en México, pero en vez de recurrir a spots de radio y comerciales apostó por un folleto que informaba a los interesados en lo que Nintendo ofrecía y este se iba actualizando cada cierto tiempo pero lo adquirías al visitar la tienda oficial de la compañía estos generaba que los usuarios visitaran el local una vez por mes, estrategia muy bien planteada para su tiempo.



Al fina esto le permitió que Nintendo diera su visto bueno para que hiciera a Club Nintendo la revista oficial en América Latina, con el paso del tiempo esa publicación fue el refugio para que los lectores compartieran sus opiniones y dudas por medio de cartas, conocer que era lo novedoso en cuanto a videojuegos y claro los primeros indicios de un periodismo hacía esta industria que parecía ya consolidada.
Conforme paso el tiempo a nuestro buen “Gus” se le permitió tener su canal de TV, Nintendomanía junto a la oportunidad de presentar a la Nintendo 64 junto a lo que sería Killer Instint para su versión de consola, un evento en México sin precedentes que incluso tuvo su Torneo Oficial. Y que sin duda lo marcaron como el representante de lo que era el periodismo de videojuegos en México y América Latina. Pero este texto no se trata de una larga biografía del Gustavo Rodríguez.

Este 11 de marzo del presente año, “El Gus” falleció confirmado por familia y amigos. Sin duda es algo que deja marcada a toda una generación que por medio de su persona tuvo un acceso a los videojuegos a informarse a estar un poquito más cerca de una comunidad que disfrutaba de igual forma los videojuegos y el como cualquiera se emocionaba con el tema, cada título cada nueva consola saber que había alguien más con esa pasión por esta industria era algo difícil de explicar.



Detrás de él deja una escuela, una generación de personas que aprendieron de él que hablar de videojuegos puede ser tan importante como lo es del deporte o del mundo del espectáculo. Que muestran a una generación más joven que los videojuegos son una experiencia que te involucra más a fondo sin perder la emoción de la sorpresa como si uno fuera niño.

Más de una vez me emocione al ver en mi pantalla de esas que tenían un cuadro detrás, ver novedades de muchos juegos de Nintendo al final en aquellos años era un Nintendero. Me hizo emocionarme por los sábados que durante media hora el mundo de los videojuegos estaba a mi alcance, sin duda si bien no soy un grande dentro de la industria de la información me motivo a tener una voz en el gaming. 

Escribir de más sería forzar demasiado este texto, no es lamentar en exceso una muerte ni elogiar en lo absurdo sus logros. Pero si tomar en cuenta que muchos muros se derribaron por la pasión de comunicar. Criticarlo es sencillo, pero estar ahí, ser constante es digno de admiración.



Gustavo “El Gus” Rodríguez, los videojuegos han demostrado que la muerte no es el final sino otra oportunidad. Donde quiera que estés que la siguiente partida sea exitosa.

Leave a Reply

Subscribe to Posts | Subscribe to Comments

- Copyright © El Club de un Gamer - Date A Live - Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -