La dos caras del videojuego, desempleo y oportunidad


En 2001 el economista Edward Castronova fue uno de los primeros en ver el capital de un videojuego ya era comparable al de un Producto Interno Bruto de una nación, esto con el título Everquest que se alojaba en la web Norrath. Este juego tenía una comunidad de alrededor de 60,000 personas, en donde los jugadores realizaban diversas tareas que les generaban dinero que podían gastar en el juego.

Desde aquí podemos ver como se empezaba a generar el modelo de negocio que en la actualidad criticamos tanto, pero si lo vemos en cuestión de ganancias que empresa no quería que tan sólo un videojuego les generará tales ganancias para compararlo con la producción de un país aunque sea de Asia o Africa. No sólo eso empezaba a notar que había una oportunidad ganando dinero online.
En lo que respecta al juego mencionado un jugador metido en la tématica podría ganar alrededor de 3 dólares por hora, no es novedad para quien se gana la vida en el mercado de internet que las ganancias se centran en este margen y para cualquier persona de primer mundo se vería como algo en lo que no podría justificarse para la horas perdidas en un videojuego.
Como siempre ha sucedido en la historia había una oportunidad y la diferencia era entre quien las logra notar. Fue así que algunos adolecentes de China e India empezaron a dedicar su tiempo a avanzar en el videojuego hasta lograr un nivel alto, y por medio de la red empezaron a vender sus cuentas a los jugadores de Estados Unidos. En estos tiempos algo que se trata de intentar en cualquier juego, incluso en los móviles. La sorpresa es que siguen siendo un negocio siempre y cuando la cuenta valga la pena.
Aunque parezca sorprendente muchos jugadores en el mundo a falta de trabajo empeizan a apostar por crear cuentas en juegos para móviles y de ordenador para dedicarse a jugarlas para luego ofrecerlas en una especie de mercado en línea. Como en cualquier otro mercado existe la especulación y en varias ocaciones las cuentas tienen precios inflados pero por muy sorprendente que parezca cuentas muy avanzadas son puestas incluso en subasta.
Como en cualquier otro mercado no faltan los engaños, algunos vendedores de estas cuentas usan trampas para avenzar rápido y aunque logran vender estas cuentas los compradores ven bloqueada la cuenta que compraron está bloqueado y en ocaciones no hay forma de reclamar o pedir un reembolzo. Aunque dentro de las web donde se alojan estas ventas se toma en serio y estos vendedores son expulsados.
Está claro que la situación laboral en cualquier país es díficil y que existen aún dificultades para entrar en alguna empresa pero como el propio Castronova dijo en sus últimas conferencias frente a políticos y analistas:
“Ustedes estan ganando en la vida real. Pero no todo el mundo puede. Y si tienes que elegir entre servir café en un Starbucks o ser capitán en una cosmonave…¿realmente es muy exagerado elegir ser el capitán en un mundo imaginario?”

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Reseñas: "State of Decay"